INRI / Fernando Carrasco

En la árida colina del Monte Calvario, al pie de la cruz donde había expirado Jesús en medio de un gran estruendo en el primer Viernes Santo de la historia, José de Arimatea, miembro del sanedrín, dirige las operaciones del descendimiento del cuerpo del Nazareno para su enterramiento, momento en que se lleva consigo un secreto del divino madero, que casi tres siglos después, será descubierto en Jerusalén por la emperatriz Flavia Iulia Helena, madre de Constantino I el Grande y luego canonizada como Santa Elena. Tras el hallazgo, la Emperatriz ordena llevar a cabo una misión de búsqueda por todo el Imperio: ha de encontrar a los descendientes de José de Arimatea.

Autor: 
Carrasco Moreno, Fernando (1964-)
Editor: 
Almuzara
Año: 
2018
Tipo de ejemplar: 
Tipo de usuario: