La inquilina de Wildfell Hall / Anne Brontë

Como ya indicabamos en el Libro del Mes de Febrero, este año se cumple el centenario de la menor de las hermanas Brontë, Anne. Las dos novelas que llegó a publicar se están descubriendo ahora y su calidad merece celebrar el bicentenario destacando ambas obras.

Anne Brontë usó su seudónimo, Acton Bell, cuando publicó el libro por primera vez en 1848. El Inquilino de Wildfell Hall fue la segunda (y última) novela de Anne, y aunque era muy popular en el momento de su publicación, Charlotte, la hermana mayor de Anne, no dejó que la novela se reeditara cuando Anne murió en 1849. A pesar de que la novela era muy popular, también era muy impactante y controvertida. Desafió la moral imperante en la era victoriana.  Fue calificada de grosería, obstáculo para la mayoría de los lectores, que la hacía totalmente inadecuada para ser puesto en manos de las chicas.

The Tenant of Wildfell Hall se narra en un principio a través de una serie de cartas que Gilbert Markham escribió a su amigo y cuñado sobre su vida durante el tiempo en que conoció a su esposa. Wildfell Hall es una mansión que ha estado abandonada durante muchos años. Sin embargo, una joven viuda, su hijo y su sirviente se mudan a la casa y viven en casi completo secreto. La gente del pueblo no sabe nada de ella, excepto que su nombre es aparentemente Helen Graham, y así los lugareños empiezan a chismorrear sobre quién es y lo que ha hecho.
En la primera sección, Gilbert se familiariza con Helen, ya que los lugareños siguen difundiendo rumores, y se enfrenta al Sr. Lawrence, que en realidad es el hermano de Helen. Sin embargo, cuando Helen se niega a casarse con Gilbert y niega amar al Sr. Lawrence, le da a Gilbert sus diarios.
La segunda parte viene de los diarios de Helen, donde habla de su vida después de casarse con Arthur Huntingdon, que es un borracho degradado. La última parte comienza cuando Arthur termina de leer los diarios. Aunque la decadencia moral y física enfatiza la gran escala de maldad y libertinaje en el mundo, los temas sociales presentados en la novela están templados por la creencia de Ana en la salvación universal. Además, The Tenant of Wildfell Hall es una novela feminista, una de las primeras, en la que Helen abandona independientemente a su marido, lo que rompe las normas sociales pero también la ley en la Inglaterra del siglo XIX.
Gilbert Markham es un joven que ha heredado la hacienda familiar. Vive junto a su madre viuda y sus hermanos, con desahogo pero sin ser realmente ricos. Su vida, apacible y tranquila, cambiará cuando a la desolada mansión de Wildfell Hall llegue una nueva inquilina, la señora Helen Graham, una viuda que vive con su hijo de corta edad y que busca la tranquilidad del campo, sin mezclarse demasiado con los vecinos. Pronto Gilbert empezará a sentirse atraído por la misteriosa mujer pero su amor tendrá más impedimentos de los que imagina.
Y es que Helen no está viuda realmente sino que ha abandonado su marido, un hombre atractivo y dado a todos los vicios imaginables, que la engaña y la humilla de manera constante. Temiendo por su hijo, porque tenga a su padre como un modelo a seguir, Helen huye dispuesta a comenzar una nueva vida, cambiándose el nombre y siendo lo más discreta posible, viviendo de lo que gana vendiendo sus cuadros. Claro que no pensaba enamorarse y eso siempre supone un problema.

La inquilina de Wildfell Hall es una de las novelas que mejor retratan la brutalidad del abuso y los malos tratos dentro de una pareja, y todo esto habiendo sido escrita en la Inglaterra del siglo XIX por la hija soltera de un párroco. Es increíblemente moderna, increíblemente certera, dolorosa y cruel, porque en Helen vemos encarnado el sufrimiento de miles de mujeres pero que no tuvieron el valor de alzarse como lo hace ella en esta maravillosa novela.
Anne Brontë retrata una realidad oculta pero no por ello menos cierta, con una prosa elegante y cuidada y un acertadísimo estudio de los personajes. La brutalidad del marido, la inocencia del hijo, el sufrimiento callado de la esposa, el amor sincero del pretendiente. Todos ellos conforman un retrato fiel de una época en la que un personaje como Helen no solo estaba mal visto, es que era decididamente impensable. Todo un ejemplo de valentía, de empoderamiento femenino y sí, también de amor.
Si hoy en día nos sorprende la dureza del maltrato que sufre Helen imaginad cuando fue publicado. La novela, de hecho, fue un escándalo y se la acusó de ser grosera y brutal, y eso que se publicó bajo el nombre masculino de Acton Bell. En una época en la que la mujer tenía con frecuencia menos valor que un buen caballo a ojos de maridos y padres, Anne Brontë tuvo el valor de dotar a su heroína de fuerza suficiente como para buscar la felicidad por sí misma. Una novela maravillosa y muy necesaria, de lectura casi obligatoria para todos aquellos lectores que busquen historias que calan y personajes fuertes. Un clásico con todas las letras que merece ser mucho más conocido.

Como la mayoría de las novelas escritas por mujeres en esta época, la historia de Brontë está obsesionada con la idea de un matrimonio como una transacción de negocios más que como una consecuencia del enamoramiento. Muchos de los personajes de la Sala y sus alrededores ven el matrimonio en términos económicos, por lo que se hace casi imposible recordar que el amor se supone que es también una importante característica de las transacciones. Annabella y Jane Wilson ven el matrimonio como un simple medio para hacerse ricos y establecerse. Hattersley parece ver el matrimonio como un contrato en el que esencialmente una esposa se convierte en propiedad sólo para revelar una profundidad inesperada por la revelación adicional de que tal vez sus opiniones sobre el matrimonio basadas en el contrato eran el resultado del pensamiento tradicional engendrado por las convenciones de la sociedad. Mientras tanto, el Sr. Huntington también se vio obligado a aceptar las convenciones matrimoniales sólo para revelar que el amor (o al menos, la lujuria) aún conserva el poder que supera al sentido común económico.
El matrimonio era, por supuesto, la principal forma en que la mujer establecía su identidad... a los ojos de los hombres que no podían ver más allá de su lugar como esposa y madre. Como inquilina titular de Wildfell Hall, la identidad de Helen se basa en una construcción de no menos de tres apellidos diferentes. En consecuencia, una de las preguntas que el lector debe responder a lo largo del camino es quién, exactamente, es realmente el inquilino de Wildfell Hall. El escape de Helen del despiadado Huntington proporciona la sólida base narrativa sobre la que tantas otras mujeres de la historia se construirán a medida que el tema de la identidad femenina toma forma y se eleva desde esa base.
Sugerir que hay un fuerte contraste entre el bien y el mal en esta novela es como señalar la diferencia en la forma en que se presenta la moralidad entre la trilogía original de La Guerra de las Galaxias y la trilogía de la precuela. Cualquiera que odie las precuelas de La Guerra de las Galaxias probablemente amará El Inquilino de Wildfell Hall: los pecadores son claramente delineados y apropiadamente castigados mientras que los justos son imposibles de perder y reciben todas las recompensas que se esperan de vivir piadosamente. Helen tiene una vida dura, sin duda, pero todo sale bastante bien al final. Mary y Richard pueden ser perdonados por el más imperdonable de los pecados modernos, siendo insoportablemente aburridos, precisamente porque permanecen moralmente rectos.
Debajo de los grandes acontecimientos de la novela hay un tema constante que apunta a los efectos negativos del consumo excesivo de alcohol. Este tema también encaja bastante bien con la preocupación temática más amplia de recompensar la rectitud, ya que los alcohólicos Lord Lowborough y el Sr. Hattersley se las arreglan de alguna manera para reformarse de su dependencia del ron del demonio, mientras que el Sr. Huntington y el Sr. Grimsby seguramente no manifiestan la capacidad.

Autor: 
Brontë, Anne
Año: 
2020
Lengua: 
Tipo de ejemplar: 
Tipo de usuario: