LO 1958-1979: Los primeros 20 años del Depósito Legal en La Rioja

LO 1958-1979: Los primeros 20 años del Depósito Legal en La Rioja

 

Catálogo de la Exposición
Carteles seleccionados en el catálogo de la BLR

llllllll

La Biblioteca de La Rioja expone una selección de carteles y otros materiales gráficos que forman parte del patrimonio bibliográfico español y riojano que se conservan en el Depósito Legal de La Rioja.

Desde 1958 los impresores -primero de la provincia de Logroño y luego de la Comunidad Autónoma de La Rioja- tienen que solicitar, previamente a la difusión de la publicación, la asignación del número de depósito legal que deberá constar en cada uno de los materiales que se vayan a difundir públicamente.

El número está compuesto por las iniciales de la provincia de Logroño, un número correlativo y el año. A modo de ejemplo: LO 231-1960. En noviembre de 1980 se produce el cambio de denominación de la provincia de Logroño por la de La Rioja afectando también a la identificación del número del depósito legal.

Posteriormente, en 2011, una modificación normativa trasladó a los editores la obligación de depositar también ejemplares de cualquier tipo de publicación (música, cine...), producidas en cualquier soporte y por cualquier procedimiento, para su distribución o comunicación pública.
La Biblioteca de La Rioja es el centro de conservación del patrimonio bibliográfico de referencia de esta Comunidad Autónoma y el lugar en el que se conservan y se preservan para el futuro los ejemplares recogidos.


El depósito legal es un instrumento fundamental para la conservación del patrimonio bibliográfico y cultural del país. Su importancia radica en los siguientes aspectos:

    • Preservación de la memoria colectiva: permite la recopilación y conservación de toda la producción editorial española, tanto en formato físico como digital, garantizando su acceso a las generaciones presentes y futuras.

    • Investigación y acceso a la información: facilita el acceso a la información y el conocimiento para la investigación en diversos campos, como la historia, la literatura, las ciencias sociales y las artes.

    • Difusión de la cultura española: promueve la difusión de la cultura española a nivel nacional e internacional, fortaleciendo la identidad cultural del país.

    • Control de la producción editorial: permite realizar un seguimiento de la actividad editorial española, lo que facilita la elaboración de estadísticas y estudios sobre el sector.

El Depósito Legal en La Rioja tiene una importancia similar al de ámbito nacional, con la particularidad de contribuir a la preservación del patrimonio cultural riojano.
La Biblioteca de La Rioja, como biblioteca depositaria, se encarga de:

      • Recibir y custodiar los ejemplares de las publicaciones riojanas.

      • Organizar y catalogar los ejemplares depositados.

      • Poner a disposición de los usuarios los ejemplares depositados.

      • Difundir la producción editorial riojana.

El Depósito Legal, tanto en España como en La Rioja, es una herramienta esencial para la preservación, el acceso y la difusión del patrimonio cultural e intelectual.

En esta exposición se puede ver una mínima muestra de los fondos que se conservan gracias al Depósito Legal.


Los carteles, esos espacios de papel que nos informan, persuaden y seducen, han formado parte, con su gráfica, de las superficies del tejido urbano, enriqueciendo los muros y escaparates de la ciudad con su
estética efímera. A lo largo del tiempo, las soluciones gráficas han evolucionado al compás de los avances tecnológicos, industriales y conceptuales. Han absorbido los acontecimientos políticos, sociales y comerciales de su época, reflejando así el espíritu de su creación.


Adentrarse en el Depósito Legal es dar un salto en el tiempo, un viaje al pasado, acceder a un lugar donde estos tesoros son meticulosamente custodiados por una administración comprometida que entiende su deber de conservar, preservar y difundir un material que, de forma conjunta, resulta único e increíblemente valioso para el buen observador.

La selección de carteles y otros materiales gráficos, impresos entre 1958 y 1979, nos ofrece la oportunidad de embarcarnos en un viaje que no nos dejará indiferentes. Imágenes y textos que van más allá del objetivo informativo, seductor y visual con el que fueron diseñados. Una oportunidad para recuperar la memoria de lugares, fiestas, negocios, productos y tendencias de épocas pasadas así como para reflexionar sobre la evolución y los cambios que se han producido en el diseño de carteles y otros materiales gráficos, sobre su presente y futuro, donde esperamos que esta forma de expresión pueda seguir siendo valorada y preservada.

DIVERSIÓN

La Rioja en los años sesenta y setenta: Diversión y Tradición.

Los carteles de esta sección son testigos de una época donde la diversión y la tradición se entrelazaban de manera vibrante en la vida cotidiana de la región.  Los bailes de debutantes, auténticos hitos sociales donde las jóvenes eran presentadas oficialmente a la sociedad, eran eventos destacados de la agenda festiva anual. También lo eran los bailes de disfraces, los concursos de baile con ritmos de ayer , los de twist y los de jotas. La Sala Rex, la Sala Ducal, Cliper, la Sala de Té Los Leones y el Círculo Logroñés son algunos de los espacios que acogían estos festejos.

Las Fiestas de la Vendimia, los festivales de la Chuleta al sarmiento y  los festejos taurinos, arraigados en la tradición cultural de La Rioja, también tienen un espacio predominante entre los afiches de esta sección. Los bailes de pase del ecuador, de fin de curso y los organizados con cualquier otro pretexto por los alumnos de Peritos Industriales daban ambiente universitario a la ciudad. No se podía pasar por alto la cita obligada del Cine Club Universitario los sábados, que añadía otro matiz cultural a la escena de entretenimiento de la época.

RELIGIÓN

En este tiempo, los eventos y actividades para promover la espiritualidad eran más numerosos que hoy. Los carteles reflejaban un ambiente de fervor religioso y reflexión espiritual distinto al actual. Había muchas sesiones de Adoración Nocturna, donde los fieles se congregaban para rendir culto durante la noche. Cada año se celebraba el Día de las Vocaciones para fomentar la llamada de Dios entre los jóvenes y su dedicación a la vida religiosa, así como el Día de la Caridad para recordar el deber de ayudar a los necesitados. Además, se organizaban convocatorias para Ejercicios Espirituales, que ofrecían un tiempo de reflexión y también servían como excusa para encuentros lúdicos y sociales.

La cartelería religiosa de la época se centraba en los jóvenes. Se destacan carteles como el de la Virginidad para Chicas Mayores de 15 Años, que promovía la reflexión y la práctica de un valor en declive, y otro que con una imagen atractiva proclamaba que el Amor de una noche no es amor porque el amor quiere ser eterno, cuestionando el amor pasajero.

DEPORTE

En la sección dedicada al Deporte podemos ver una gran cantidad de carteles convocando a diversos campeonatos y actividades deportivas. Estos incluyen disciplinas como el boxeo, la pelota, el ciclismo de fondo en carretera, rallyes, competiciones de patines y monopatín, natación y, por supuesto, el fútbol.

Se observa un fuerte respaldo publicitario al deporte, lo que nos permite recordar algunos establecimientos comerciales de la época, como la tienda de deportes Irigoien Kirolak, Calzados Pisa, Caramelos Viuda de Solano o el Mesón la Merced.

                           
                        

POLÍTICA

Los primeros carteles políticos de los años setenta reflejan el dinamismo incipiente del inicio de la transición española. En ellos aparecen siglas y nombres políticos representativos de aquel tiempo de cambio y transformación en la sociedad española: Alianza Popular, Partido Socialista Obrero Español, Partido de los Trabajadores de La Rioja y Unión del Centro Democrático. Los afiches nos hablan de un mitin en la antigua plaza de toros de Logroño donde el aspirante Felipe González compartió escenario y cartel con el riojano Javier Sáenz Cosculluela, otro evento en el Polideportivo de Logroño con la presencia de Manuel Fraga y Jorge Vestrynge y el nacimiento y protagonismo de una nueva institución, la de la autonomía de La Rioja y su bandera. Los carteles incluían nombres prominentes de la época, figuras destacadas en la lucha por los derechos y la representación política de la región.

Testimonio de los últimos años del franquismo es el cartel de grandes dimensiones que anunciaba el Referéndum Nacional del 14 de diciembre de 1966 que llamaba a la participación en un referéndum sobre la “nueva Constitución española” o Ley Orgánica del Estado .

PUBLICIDAD

En esta sección encontramos, por una parte, el reflejo de la pujanza de algunas marcas comerciales que tenían su origen o estaban ubicadas en nuestra región, como Licor del Polo, Lázaro, Marbú, Pingouin Esmeralda o Rodier, entre otras.  Por otro lado, se destaca la solidez y  buena salud del sector gráfico, representado por grandes imprentas como Gráficas González, donde se diseñaban y se imprimían carteles publicitarios de marcas nacionales como Colgate, Philips, Natacha, Panten, Tesa-film, Chocolates Ezquerra, Foxter, entre otros.

Mención especial al sector del Rioja, en cuyas gráficas podemos comprobar cómo ha cambiado el concepto de vino de mesa desde entonces a la actualidad.

En el ámbito más local destacan los destinos de los primeros viajes turísticos, los sorteos de la Caja Provincial de Ahorros de Logroño (¡¡¡UN PISO!!!) y de la Cooperativa San Mateo, la hoja de resultados deportivos patrocinada por Ortíz-Olave o el mítico rallye fotográfico que organizaba Foto Paya.
La utilización de la “cuatricromía” y el papel couché hacen vibrar de color los impresos de esta sección, todos ellos de gran atractivo visual.