Joseph Conrad. Centenario de su muerte
Destacado

Joseph Conrad. Centenario de su muerte

Obras de Joseph Conrad en la Biblioteca de La Rioja

Joseph Conrad (nacido como Józef Teodor Konrad Korzeniowski; Berdyczów, entonces Imperio ruso, actual Ucrania, 3 de diciembre de 1857-Bishopsbourne, Inglaterra, 3 de agosto de 1924), fue un novelista polaco que adoptó el inglés como lengua literaria.​ Conrad, cuya obra explora la vulnerabilidad y la inestabilidad moral del ser humano, es considerado como uno de los más grandes novelistas de la literatura inglesa.
Joseph Conrad creció en una extensa y fértil llanura situada entre Polonia y Rusia, en la actual Ucrania. Era una nación dividida, con cuatro lenguas, cuatro religiones y varias clases sociales diferentes. Una fracción de los habitantes de habla polaca, incluida la familia de Conrad, pertenecía a la szlachta,  aristocracia polaca que combinaba cualidades de la alta burguesía y la nobleza. Tenían poder político, a pesar de su condición de empobrecidos. El padre de Conrad, Apollo Korzeniowski, estudió en la Universidad de San Petersburgo. La madre de Conrad, Eva Bobrowska, era trece años más joven que Apollo y la única hija superviviente de una familia de seis hijos. Tras conocerle en 1847, Eva se sintió atraída por el temperamento poético y el patriotismo apasionado de Apollo, mientras que él admiraba su viva imaginación. Aunque la familia de Eva desaprobaba el noviazgo, ambos se casaron en 1856.
En lugar de dedicarse a la gestión de las propiedades agrícolas de su esposa, Apollo se dedicó a actividades literarias y políticas, que le reportaron poco dinero. Escribió diversas obras de teatro y sátiras sociales. Aunque sus obras fueron poco conocidas, tendrían una enorme influencia en su hijo. En 1857, Acabada la guerra de Crimea, había muchas esperanzas puestas en la independencia de Polonia. 
Tras la detención de Apollo, sospechoso de participar en actividades revolucionarias, la familia tuvo que exiliarse. Eva contrajo tuberculosis, hasta morir en 1865. Conrad también desarrolló problemas de salud, migrañas e inflamación pulmonar, que persistieron durante toda su vida. Apollo murió de tuberculosis en 1869. A los once años, Joseph Conrad quedó huérfano y bajo la tutela de su tío. Así empezaron los años en Cracovia de Joseph, que terminaron cuando abandonó Polonia siendo un adolescente en 1874. Fue una decisión compleja, fruto de lo que él consideraba un ambiente intolerablemente opresivo en la guarnición rusa.
Pasó los años siguientes en Francia, dominando su segunda lengua y los fundamentos de la náutica. El autor hizo amistades en muchos círculos, pero fueron sus amigos "bohemios" quienes le introdujeron en el arte dramático, la ópera y el teatro. Mientras tanto, iba reforzando sus contactos marítimos y pronto se convirtió en observador en los barcos de prácticos. Los trabajadores que conoció en el barco, junto con todas las experiencias que le contaron, sentaron las bases de gran parte de los detalles de sus novelas. En 1878, Joseph se había dirigido a Inglaterra con la intención de convertirse en oficial de un barco británico. Acabó navegando durante veinte años. 
Cuando no estaba en el mar, escribiendo cartas o en diarios, Joseph exploraba otros medios de ganar dinero. A diferencia de su padre, que aborrecía el dinero, Conrad estaba obsesionado por él; siempre a la caza de oportunidades de negocio.
Una vez que el autor ascendió a capitán de barco, realizó una serie de viajes al este durante tres años. En Inglaterra, en el verano de 1889, Conrad inició la crucial transición de marinero a escritor al comenzar su primera novela, La locura de Almayer. Curiosamente, eligió escribir en inglés, su tercera lengua.
Un viaje al Congo en 1890 sirvió de inspiración para escribir El corazón de las tinieblas. Su condena del colonialismo está bien documentada en el diario que escribió durante su visita. Regresó a Inglaterra y pronto se enfrentó a la muerte de su querido tutor y tío. Mientras tanto, Conrad se acercó más a Marguerite, una amiga mayor de la familia que fue su confidente más íntima. Durante seis años intentó intimar con ella, pero acabó desanimándose por la diferencia de edad y la disparidad entre sus posiciones sociales.
1894 fue un año histórico para Conrad: se publicó su primera novela, conoció a Edward Garnett, que se convertiría en su amigo de toda la vida, y conoció a Jessie George, su futura esposa. Los hijos que siguieron a la unión no fueron bien acogidos por su padre; distraído, se sorprendía cada vez que Jessie daba a luz. Sus días se consumían escribiendo, luchando con las lagunas de su conocimiento del inglés.
La fase más productiva de la carrera de Conrad abarcó de 1897 a 1911, periodo durante el cual compuso El negro del Narciso, Juventud, El corazón de las tinieblas, Lord Jim, Nostromo, El agente secreto y Bajo los ojos del Oeste, entre otras obras. Durante este periodo, también experimentó serias dificultades financieras, viviendo a menudo de anticipos y subvenciones estatales, y percibiendo escasos derechos de autor. Hasta la publicación de Chance, en 1914, no tuvo cierto éxito comercial.
A medida que disminuía la calidad de su obra, se sentía cada vez más cómodo con su riqueza y su estatus. Conrad tenía un verdadero genio para el compañerismo, y su círculo de amigos incluía a autores de talento como Stephen Crane y Henry James. Sin dejar de escribir, regresó a Polonia y viajó a América, donde murió de un ataque al corazón en 1924, a la edad de 67 años.

Con palabras inquietantes, Conrad elaboró relatos escalofriantes cargados de exuberantes imágenes y simbolismos que describen la ambigüedad entre el bien y el mal. El corazón de las tinieblas, al tiempo que aborda la eterna lucha del hombre por el autoengaño y sus conflictos interiores, influida por la sensación de aislamiento del propio Conrad respecto a su pasado, la historia del viaje de Marlow al Congo también expone los enfrentamientos, la explotación y la barbarie entre las sociedades europea y africana durante el expansionismo colonial del siglo XIX. 
Polémicas en su época y aún hoy, algunas de las obras de Conrad, incluido El corazón de las tinieblas, han inspirado a autores como F. Scott Fitzgerald, Gabriel García Márquez, D.H. Lawrence, Joseph Heller, Albert Camus y Virginia Woolf, cuando no son la base de películas de culto como Apocalypse Now. También se le ha agrupado con otros autores tan estimados como su amigo Stephen Crane y Robert Louis Stevenson. De joven, Conrad, desilusionado y tras abandonar su Polonia natal después de que sus padres sacrificaran sus vidas en la lucha por la libertad de su país, se convirtió en un viajero del mundo en alta mar. Con su sudor y su sangre de marino adquirió la experiencia vital y la sensibilidad para comprender la condición humana que necesitaba para escribir las docenas de famosos relatos y novelas que escribió, muchos de los cuales se siguen imprimiendo hoy en día.
Conrad escribía en el mismo momento en que la era victoriana desaparecía y surgía la era moderna. Los códigos morales victorianos seguían influyendo en las tramas de las novelas, pero tales principios ya no eran absolutos. Novelistas y poetas empezaban a experimentar forma y temática. Cuando Conrad murió en 1924, la Primera Guerra Mundial había terminado y el modernismo dominaba la literatura.