José Manuel Pajares Martínez, 1937-2024

José Manuel Pajares Martínez, 1937-2024

Nacido en Logroño, hijo de madrileño y riojana, que tuvo cinco hermanos, con los que creció durante la dura posguerra. Dotado para el dibujo, acudió a clases impartidas en el Circulo Católico. Siguió estudiando dibujo en la Escuela de Artes y Oficios "La industrial" y obtuvo algún premio en concursos de pintura, pero tuvo que entrar a trabajar en el taller de su padre con 14 años.

En 1954, Adriano Pascual San Juan, propietario de la librería Balmes, anunció en el periódico La Rioja un concurso para dibujar una colección de tebeos que sería editada bajo el sello Mercurio. Daba los nombres de los protagonistas “Ricardo, Balilla y Pirracas” y la indicación de que hubiese muchos “paños”, mucha acción, mucho movimiento.
Pajares presentó sus muestras y ganó el concurso, firmando a continuación un contrato con el editor en enero de 1955, comprometiéndose a realizar nueve cuadernos de diez páginas cada uno en cuatro meses. Por cada cuaderno, según consta en contrato, cobraría 250 pesetas, pagándose a la entrega de tres cuadernos 750 pesetas. También constaba en el contrato la renuncia a la propiedad intelectual de la obra y la obligatoriedad del padre de reconocer el pacto por ser aún menor de edad.

Pese a lo pactado, Pajares cobró 1.000 pesetas por la realización del primer número, la misma cantidad que ganaba a la semana en 1961 en el taller en el que seguía trabajando. Dibujaba las historietas tras acabar sus diez o doce horas diarias en el taller. Según declaraciones de sus familiares, no existía un guion previo y el mismo dibujante iba construyendo la historia mientras la dibujaba y entintaba. El color para las cubiertas fue responsabilidad de la imprenta. El rotulista fue Emilio Elías. Pajares fue responsable completo de los números 1 a 11 (salvo el 9), 13, 18 y 19. El resto de números, salvo el 16, fueron dibujados por Eliecer Ramos. El 16 fue dibujado por el valenciano Marcet. Eliecer actuaba como diseñador para Mercurio y posiblemente también se encargó de la portada del número 19.

Tras esta dura labor, Pajares dejó la historieta y solo se le conocen algunas labores artísticas artesanales realizando pergaminos para la peña “La Rondalosa”. A la muerte de su padre, dejó la empresa familiar y trabajó en la empresa Jisuma, hasta 1985, cuando pasó a se contratado por Unipapel como contramaestre de taller. Tras el fallecimiento de su mujer en 1987 aceptó acudir a Alemania como enviado de Unipapel. Se jubiló en el año 2000.

Durante los años 2003 y 2004 realizó las tres vidrieras de la Iglesia de Muro de Aguas.

(Información y fotos: Fernando Rodil, Félix Cepriá, Manuel Barrero. (2008): "José Manuel Pajares Martínez" en Tebeosfera. Disponible en línea el 25-IV-2024 en: https://www.tebeosfera.com/autores/pajares_martinez_jose_manuel.html)